Seleccionar página

Uno de los peores síntomas de cómo está nuestro país es el hecho de que cuando uno lee una novela como Moscas o ve una película como El reino(fabulosa también) apenas aprecia distancia entre la ficción y la realidad. De hecho, la primera frase que me viene a la cabeza para recomendar ambas es que son tremendamente verosímiles. En el caso concreto de la novela de Agustín Pery, salvo por el asesinato con el que da comienzo, si plasmásemos la trama en un periódico cualquiera esta no escandalizaría a nadie. Es más, si las informaciones las recogiese un medio nacional no creo que ocupasen un lugar demasiado destacado; al fin y al cabo, somos el país del casi medio millar de casos de corrupción (descubiertos). Lo anterior dice mucho del autor de este pequeño libro y muy poco de España. Porque si ya no somos capaces ni de sentirnos ofendidos por estas prácticas, seguramente la enfermedad esté más extendida de lo que creemos.

Puedes leer el resto de la reseña en Libros y Literatura.